Archive | Ruta Oaxaca RSS feed for this section

Permanencia de los pueblos originarios frente a la globalización

30 Apr
La comunalidad, una práctica que da prioridad al bienestar común.

La comunalidad, una práctica que da prioridad al bienestar común.

Bertha Rodríguez-Santos
Fotos: UCIZONI

La lengua, la cultura y la cosmovisión indígena que considera que todo lo que existe es sagrado, son las fuerzas que sostienen la resistencia contra las nuevas invasiones que lleva consigo la economía global en México, sobre todo en estados como Oaxaca, Chiapas, Guerrero y Michoacán, coincidieron en señalar especialistas en educación que trabajan en Oaxaca, durante una conferencia realizada el 24 de abril, en Los Angeles, California.

La fase extractivista del neoliberalismo va con todo en México, imponiendo su modelo de negación de la vida y que se expresa en la política del gobierno en los niveles federal, estatal y municipal. Prueba de ello es la llamada reforma educativa, que como explicó Fernando Soberanes Bojórquez, va contra los profesores que están con el pueblo y son llamados disidentes.

Para otro de los ponentes, Benjamín Maldonado Alvarado, “todo lo que fortalece a la vida comunitaria, debilita el poder del estado” y viceversa.

La riqueza cultural de los pueblos permite la supervivencia de los mismos. Entre este acervo se encuentran valores éticos y espirituales así como prácticas milenarias que sustentan a las comunidades indígenas. Entre ellas, la comunalidad definida como un modo de vida de los pueblos originarios de Oaxaca, los cuales están ligados a su territorio aunque se encuentren fuera de él, según el investigador Benjamín Maldonado.

La comunalidad se expresa en la idea dar preponderancia al bienestar comunitario en contraste con el individualismo, lo cual da lugar a prácticas ancestrales como el tequio o trabajo en beneficio colectivo, el sistema de cargos, las asambleas en las que se ejerce la democracia directa, la lengua indígena y otras expresiones culturales.

Estos y otros conceptos ligados a la realidad y las luchas de los pueblos en Oaxaca fueron planteados durante la presentación del libro “Resistencia y Esperanza: el futuro de la comunalidad en un mundo globalizado”, organizado en Los Angeles por el Frente Indígena de Organizaciones Binacionales (FIOB).

En la conferencia participaron Benjamín Maldonado Alvarado, director de estudios superiores del Colegio Superior para la Educación Integral Intercultural de Oaxaca; Fernando Soberanes Bojórquez, coordinador de proyectos alternativos, plan piloto del CMPIO; Beatriz Gutiérrez Luis, profesora de pre-escolar en San Mateo del Mar, Tehuantepec, y Julieta Briseño Roa, antropóloga, profesora y jefa del Departamento Académico en la Dirección de Estudios Superiores del Colegio Superior de Educación Intercultural Indígena de Oaxaca.

Resistencia al neocolonialismo

Proyecto eólico. Foto de UCIZONI

Proyecto eólico. Foto de UCIZONI

El Istmo de Tehuantepec es un ejemplo de los intentos de saqueo y apropiación de recursos por parte de las empresas multinacionales.

Los pueblos de San Dionisio, San Mateo, Santa María y San Francisco del Mar, en el área Ikoots, así como los pueblos binizá de la Colonia Alvaro Obregón, Juchitán y Unión Hidalgo, encabezan un movimiento de resistencia contra un proyecto eólico que consiste en la instlación de 132 aerogeneradores en tierra y aguas de estos pueblos, que se encuentran en la parte sur del Istmo.

El Istmo de Tehuantepec es un área estratégica en el territorio mexicano ya que es la franja más corta que conecta al golfo con el pacífico.

La empresa Mareña Renovables, dispone de una inversión de alrededor de mil millones de dólares para el proyecto eólico. Entre sus inversionistas se encuentran el Fondo Australiano Macquarie, la japonesa Mitsubishi y el holandés PGGM o Fondo de Pensiones. También aparecen como inversionistas las empresas FEMSA, OXXO, Heineken y 15 bancos, entre ellos el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

En lugar de consultar a las comunidades de estos pueblos, a través de asambleas como es la norma en los pueblos indígenas, Mareña Renovables negoció por separado con algunas de las autoridades.

“Con el pretexto de generar energía limpia se está llevando a cabo el despojo de tierras. Están ofreciendo cien pesos por hectárea por renta anual de tierras y argumentan que son tierras ociosas”, indicó la profesora Beatriz Gutiérrez.

Hace poco se registraron varios enfrentamientos entre integrantes de la colonia Alvaro Obregón y la policía cuando los primeros protestaban en contra del proyecto eólico. Varios líderes fueron arrestados y resultaron heridos.


Lo sagrado no se vende

En la cosmovisión indígena todo su entorno es sagrado. Por ello, los pueblos originarios se sienten comprometidos a defender su territorio: el mar, el viento y todos los recursos naturales que hay en el cielo, sobresuelo y subsuelo.

En lengua Umbëyetz, abunda la profesora, existen como 15 tipos de viento, todos los cuales tienen vida propia y personalidad: el viento travieso que levanta la falda a las mujeres, el viento fuerte, el viento tonto, la sagrada frescura… “Nosotros jamás pensamos que el viento se pudiera llegar a vender”, apunta.

En el territorio existen además, alrededor de 30 centros ceremoniales, entre ellos el de Paso Tileme al que cada año las autoridades municipales acuden a pedir abundancia para el pueblo, para que haya buena pesca. Se dirigen a los peces, los camarones, a las tortugas y a los insectos.

Las torres para generar energía eléctrica, aprovechando las grandes corrientes de aire en la zona, afectarían a los agricultores y ganaderos de un área de Juchitán así como a los pescadores de la barra Santa Teresa. En tierra firme, esas torres impedirían la siembra así como la cría de ganado. Afectaría a las aveces y la flora local.

Los que serán instalados dentro del mar muerto, acabarían con el mundo marítimo, exterminando las especies que han sido la base alimenticia de estos pueblos durante siglos. El proyecto eólico afectaría a alrededor de 50 mil Ikoots y Binizaa, calcula la profesora.

“Todo para nosotros es sagrado”, insiste Beatriz Gutiérrez quien agrega que la defensa de la identidad y del territorio indígrenas significa la sobrevivencia de los pueblos.

“¿Si no tenemos el mar, la tierra, que le vamos a enseñar a los niños?”, se pregunta la maestra quien considera que al perder el territorio, los indígenas pierden la cultura y la lenga originaria. Dice que por ejemplo, en su idioma el Ikoots o huave, los animales y objetos, aparte de rasgos visuales tienen características asociadas al tacto, así por ejemplo, los peces tienen colores y texturas.

“Si ya resistimos más de 500 años con la lengua, la asamblea, el sistema de cargos, por lo menos hay que decir ‘no’ y no quedarnos con los brazos cruzados. Tenemos que denunciar, dinfundir en otros lugares, protestar, buscar pronunciamientos de apoyo que demuestren que no estamos solos”, concluye la profesora.

Ponentes en la conferencia en Los Angeles

Ponentes en la conferencia en Los Angeles

Defensa cultural

Fernando Soberanes considera que las resistencias a los cacicazgos y políticas dañinas para los pueblos, las encabezan los pueblos indígenas en Chiapas, Guerrero, Michoacán, pero sobretodo, en Oaxaca. En esta entidad, los profesores de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) que son la corriente democrática del sindicato SNTE, durante décadas han dado la batalla por hacer que los programas educativos sean en beneficio de los pueblos.

Soberanes también se refiere a los esfuerzos para preservar la educación en idiomas indígenas, a pesar de las políticas educativas que buscan desaparecer las lenguas.

Dijo que de los 73 mil maestros que imparten clases en Oaxaca, 14 mil son de educación bilingüe. El papel del magisterio democrático ha sido decisivo en las luchas por los derechos de los pueblos. Ellos fueron una base importante durante el levantamiento cívico de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), en el 2006.

El movimiento magisterial, agrega Soberanes, también es muy fuerte en Guerrero en donde en coordinación de la policía comunitaria, los maestros se pronuncian en defensa de la comunidad.

“Hay una fuerte resistencia desde la educación, desde la cultura, desde la lengua”, afirma Soberanes.

El profesor comenta que a pesar de que la población oaxaqueña le apostó al cambio al respaldar a Gabino Cué Monteagudo, y aunque su gobierno ha sido cuidadoso de no enfrentarse al magisterio oaxaqueño, el presente gobierno “está entregando los recursos…seguirá la entrega de mineras, proyectos eólicos, invasión de transgénicos, el desarrollo de campañas contra el hambre con uso politico…”.

Fernando Soberanes analiza que todas las reformas impulsadas por el gobierno federal van en contra de los intereses de la población, por lo que es necesario “blindarnos” con las prácticas comunitarias.

Sostiene que en los hechos, los pueblos continúan en la defensa de su cultura, lo cual es evidente en los proyectos de educación alternativa y del rescate de las lenguas.

La antropóloga Julieta Briseño, dijo que las lenguas indígenas han sido sistemáticamente atacadas desde el sistema educativo. Esa es una razón por la que actualmente la identidad indígena ya no se basa en la lengua.

El papel de los migrantes

Para Benjamín Maldonado la lucha de los pueblos solamente se limitan al ámbito cultural sino también es política “de poder recuperar el control comunitario”, por ejemplo en el ejercicio de la autonomía. “ A través del conjunto de proyectos comunitarios. La autonomía no será lograda por decreto. La vida autónoma, como lo veía Magón, se puede sustentar en la forma de vida de los pueblos”.

Agrega que la comunidad indígena oaxaqueña es una comunidad territorial. “No sólo los que viven allá es gente ligada a su territorio, también lo están los que están fuera”.
En ese sentido, los migrantes fortalecen la vida de la comunidad ya que están al servicio de los intereses de la comunidad.

Coincide Soberanes al destacar el impacto e influencia de las comunidades que han emigrado de Oaxaca hacia el Distrito Federal, al noroeste de México y hacia Estados Unidos. “Como migrantes no pierden la relación con su comunidad”, observa.

De este lado, integrantes del comité local del FIOB, están realizando talleres para rescatar el zapoteco de la sierra. En dichos talleres participan jóvenes, hijos de indígenas, que nacieron en Estados Unidos.
http://fiob.org

Más información sobre el proyecto eólico:
http://poligrafodigital.com/2013/04/23/diodoro-carrasco-gerardo-cajiga-estrada-y-genaro-borrego-a-la-caza-de-la-energia-eolica/

Advertisements

La importancia de contar cuentos de nuestra cultura a los niños

30 Apr

Ba’ Du’ Gui Ñapa Luuna/ El niño que no tuvo cama. Cuento de Natalia Toledo con ilustraciones de Francisco Toledo

Ba’ Du’ Gui Ñapa Luuna/ El niño que no tuvo cama. Cuento de Natalia Toledo con ilustraciones de Francisco Toledo


Bertha Rodríguez

Es necesario que los padres dediquen tiempo de calidad a sus hijos y puedan -como en el caso de las familias migrantes oaxaqueñas-, mostrar a los niños
una mirada de un mundo que no conocen, una cosmovisión particular que viene de culturas milenarias, recomienda la poeta y escritora juchiteca Natalia Toledo quien se encuentra en Los Angeles para presentar su libro Ba’ Du’ Gui Ñapa Luuna (El niño que no tuvo cama), así como hacer presentaciones junto al poeta Víctor Cata.

El libro, escrito en zapoteco del istmo (Diidxazá) y español e ilustrado por el padre de la autora, el maestro Francisco Toledo, narra una historia familiar en la que los protagonistas son el bisabuelo Benjamín Puli y Francisco López Orozco conocido como Chico Mín (el abuelo de Natalia, en su infancia).

En los años 20, Benjamín Puli, era un zapatero con mucha demanda en Juchitán, en la zona sur del Istmo de Tehuantepec, Oaxaca. Tenía ocho hijos y todos dormían sobre la piel de vaca que el zapatero utilizaba para fabricar calzado. En la medida en que los clientes se mandaban a hacer un par de zapatos, los hijos de Benjamín se quedaban sin cama.

Una noche, el niño Chico Mín sueña a las vacas, dueñas de esa piel, que le exigen que les ayuden a cambiar su historia. Este cuento, al igual que “La muerte pies ligeros” y el “Cuento de Conejo y Coyote”, que Natalia Toledo ha publicado en colaboración con su padre, son parte de la tradición oral de los zapotecos, que es una de las bases de esta cultura indígena.

Riqueza cultural

“A mí me gustaría que se recuperaran espacios como los que existían en nuestra infancia, en los que los mayores transmitían la cultura a los niños, en los que dedicaban tiempo para hablarles de historias que vienen de épocas antiguas”, afirma la escritora.

Natalia Toledo se considera afortunada porque desde pequeña sus padres le contaron cuentos, le hablaron de su cultura, aprendió juegos y a desarrollarse con mucha libertad. Comenta que en Juchitán, por ser un pueblo en el que destaca el arte, la música y las fiestas pero también el comercio, los niños aprenden a ser independientes y a valerse por sí mismos económicamente, desde temprana edad.

Cuenta que hace poco impartió un taller infantil en la comunidad de Guidxiró, Oaxaca, en donde vio reflejada la infancia juchiteca. Describió a los menores como niños juguetones y libres. “ Esos niños hablan, opinan y si algo no les gusta, lo dicen. Ellos cuestionan”, comenta.

Natalia Toledo valora el hecho de que aunque los hijos de migrantes indígenas nacieron o están creciendo fuera del entorno cultural de sus padres, tienen la ventaja de poder comunicarse en tres idiomas como es el caso de los niños y jóvenes que hablan inglés, español y zapoteco.

Sostiene que a través de la lengua se transmiten palabras sabias. Es como escarbar en el corazón de otra persona y compartir la riqueza de las culturas, ya sea en zapoteco, español o en cualquier otro idioma.

La poeta juchiteca platica que ella misma ha sido migrante ya que desde los ocho años, dejó su ciudad natal para vivir en el Distrito Federal, lugar donde reside hasta la fecha.

Comenta que a través de la escritura, intenta reconstruir su historia, “juntar mis pedacitos”. Al compartir sus cuentos y poemas espera contribuir a la transmisión de la riqueza cultural zapoteca.

“Si cuentas con tu lengua materna, si puedes vestirte con los trajes tradicionales, y comer lo que produce la tierra, cambias absolutamente todo, la sintaxis de tu cabeza es otra”, afirma Toledo.

El libro es publicado por Alas y Raíces de Conaculta y la Secretaría de las Culturas y las Artes de Oaxaca.

En Los Angeles, Natalita Toledo hará una lectura de su trabajo junto al poeta Víctor Cata, el próximo 10 de mayo, a las 18:00 horas en el centro legal APLC, localizado en 1145 del Bulevard Wilshire.

La escritora está disponible para entrevistas de prensa en Los Angeles, este martes 30 de abril a las 15:00 horas, en la oficina del Frente Indígena de Organizaciones Binacionales (FIOB), localizada en el 2858 W. 8th Street, Suite B, Los Angeles, CA 90005. Teléfono (213) 251 84 81

Los gobiernos no controlan la frontera, son los carteles: sacerdote Alejandro Solalinde al anunciar caravana por la reforma migratoria

15 Apr

Caravana de la Esperanza con el Sacerdote Alejandro Solalinde.

Bertha Rodríguez- Santos

Foto: Leopoldo Peña

La impresión que queda al estar frente al padre Alejandro Solalinde es que se trata de una persona dulce y refinada. Fuera del sermón sacerdotal esta percepción se confirma.  Frente a los feligreses, el sacerdote católico mexicano muestra dominio del lenguaje y de los símbolos, capaz de oscilar entre conceptos abstractos del reino espiritual pero dándoles un sentido en el contexto de las relaciones humanas, en las cuales se inserta la migración, situación que lo empujó a aventurarse a este lado de la frontera.

El domingo 14 de abril, el padre Solalinde fue recibido por cientos de creyentes católicos para oficiar una misa oaxaqueña en honor a la virgen de Juquila, en la Iglesia Nuestra Señora Reina de Los Angeles, centro de la fe católica mexicana.

Desde ahí, Alejandro Solalinde anunció la realización de la “Caravana Abriendo Puertas a la Esperanza” que partirá el 30 de abril desde el bordo Caléxico-Mexicali, para recorrer varios estados de la Unión Americana y que en un mes llegará a Washington D.C para argumentar frente a los legisladores de Estados Unidos la urgencia de una reforma a las leyes de migración, que implique la legalización de más de once millones de personas que viven de manera irregular en este país.

Solalinde Guerra regresará a Los Angeles el primero de mayo para participar en una de las marchas por la reforma migratoria y se reunirá con miembros de organizaciones de migrantes, el 4 de mayo.

photo-11

La caravana arrancará con el acompañamiento de 50 personas, miembros de organizaciones de derechos humanos y familiares de desaparecidas de Ciudad Juárez, Chihuahua. En su recorrido, los integrantes de la caravana también buscan concientizar a la población anglosajona sobre las injusticias que sufren los inmigrantes en su travesía hacia este país donde esperan encontrar trabajo y una mejor vida. Durante sus encuentros con organizaciones y medios de comunicación, el sacerdote llamará la atención sobre el papel que ha desempeñado el gobierno mexicano frente a la migración.

De entrada, Solalinde, advierte que contrariamente a lo que la administración de Erique Peña Nieto sostiene en el sentido de que el tránsito de migrantes centroamericanos ha disminuído, afirma: “el gobierno mexicano sigue las deportaciones, la migración mexicana está haciendo redadas y operativos migratorios a un nivel récord”. De acuerdo a la información de Solalinde, se registran alrededor de mil deportaciones de centroamericanos por día. “La situación es muy grave”, señala el cura.

Alejandro Solalinde Guerra, es fundador del albergue para migrantes “Hermanos en el Camino”, localizado en Ixtepec, Oaxaca, paso obligado de miles de centroamericanos que viajan hacia Estados Unidos.  Ahí, Solalinde les ofrece hospedaje, alimentos, los cura de sus heridas y los proteje de los abusos de los grupos del crimen organizado que, en contubernio con las autoridades locales, los extorsionan, secuestran, violan y matan.

Durante una conferencia de prensa realizada frente al altar de la virgen de Guadalupe en la Placita Olvera, Solalinde afirma ante pregunta de los reporteros, que continúan las amenazas del crimen organizado en su contra. “Sigue la violencia y el interés de los carteles y los funcionarios públicos implicados. Es la industria del cachuco (se refiere al tráfico de migrantes centroamericanos), la industria del secuestro de los centroamericanos”.

Solalinde se pregunta: ¿Quién controla la frontera, los gobiernos o los carteles? Más adelante sugiere que es evidente que la frontera está  totalmente controlada por  los carteles de la droga, los cuales desde hace varios años diversificaron su industria incluyendo el tráfico y secuestro de indocumentados como forma de incrementar sus ganancias. “ Lo mismo ocurre de este lado”, afirma el sacerdote quien considera que ya “es tiempo de que dejen de ver a los migrantes como mercancía”. Y ésta será una de las cuestiones que Solalinde va a plantear a los legisladores estadunidenses al final del recorrido.

Durante la reunión posterior con organizadores de la caravana en Los Angeles, el sacerdote fue claro al señalar que cuando se reúna con los legisladores en Washington D.C, no será condescendiente y aprovechará la oportunidad de “recordarles su origen migrante”, igualmente tratará de convencerlos de que es necesario crear una nueva iglesia. “Ellos acabaron con los pueblos nativos. Se convirtieron en asesinos y ladrones. Tienen un doble rasero y una doble moral y todos los que lo hicieron, ahora son héroes”.

Según sus propias palabras, tratará de hacerles ver que “necesitamos un mundo incluyente, menos ojete, que estamos en el mismo barco, que es el Titanic y si ellos piensan que están a salvo porque tienen el timón están equivocados. Ellos son parte del sistema que crea la migración”.

Solalinde razona que si no se logra una solución real a la migración irregular, “si (los legisladores) piensan dar migajas, los migrantes van a continuar llegando, seguirá la delincuencia organizada y la cuestión de los carteles va a empeorar, incluso de este lado de la frontera”.

photo-11 copy

Después de darle la bienvenida, el sacerdote Richard Estrada, de la iglesia de La Placita Olvera, comprometió el respaldo de varios clérigos de diversas congregaciones del sur de California. Igualmente, le externaron su apoyo integrantes de las organizaciones  como la Coalición Humanitaria Internacional Pro Inmigrante (CHIP), cuyos integrantes viajarán en la caravana, el Comité Pro Democracia en México, el Comité Pro Inmigrante La Placita, el Movimiento Yo soy 132,  el Club de Zatecanos del Sur de California, el Frente Indígena de Organizaciones Binacionales (FIOB) y la Organización Regional de Oaxaca (ORO), entre otras.

Desde la perspectiva de Solalinde, la caravana sólo es una iniciativa, un pequeño esfuerzo que busca abrir el debate sobre la migración con la idea de que los ciudadanos de este país comprendan las causas de la migración como “un acontecimiento histórico” de dimensiones globales.

“Es importante juntar las visiones, dialogar y compartir los puntos de vista”, insiste Solalinde.

“Necesitamos oirnos para mejorar. Los ojos del sur necesitan ver con el corazón del norte y los ojos del norte, ver con el corazón del sur. Conjuntarlos en una sola acción solidaria que se propone abrir las puerta de la esperanza para que cada quien no se quede con su propia visión . Tenemos que abrir el corazón a no tener miedo”.

Argumenta el sacerdote que el problema de la migración es un problema sistémico, estructural, que ha producido una región muy empobrecida, un aumento de la violencia social, el desempleo y que “es consecuencia de un sistema enfermo que favorece a unos pocos ricos”.

“Ojalá que los gringuitos nos escuchen y entiendan nuestro mundo, que vieran lo que vale este pueblo, tenemos que transformar la percepción que de ellos se tiene en Estados Unidos. Es necesario juntarnos para platicar, relacionarnos…Tenemos que modificar muchas cosas. La caravana es sólo un comienzo: va a responsabilizar al gobierno de México y va a mover la conciencia de Estados Unidos. Hay que recordarles que los migrantes son la reserva espiritual del mundo, en especial de Estados Unidos”.

Acompañarán a Solalinde en la caravana los sacerdotes Leopoldo González, de la Diócesis de Tapachula y Oscar Armando Campos Contreras, de la Diócesis de Tehuantepec.

El esfuerzo para llevar a cabo la caravana se hace gracias a las aportaciones de cada participante, por lo que los organizadores han establecido una vía para recibir donaciones del públcio, a través del sitio web http://www.chipmigrante.org

En su paso por Los Angeles, el mensaje de Solalinde hace eco en los feligreses y la comunidad católica con quienes intercambia bendiciones y buenos deseos.

Preocupado por la dieta de Solalinde, uno de los organizadores le pregunta qué es lo que deben conseguirle para que se alimente durante su trayecto.  “Lo único que no puedo comer son piedras e injusticias”, responde sonriente Solalinde.

Consciente de todo el esfuerzo y peligro que implica su cruzada por despertar  consciencias respecto a la necesidad de una legalización que resulte justa para los migrantes, el sacerdote sólo pide: “recen por mí”.

Juego de Pelota Mixteca, deporte que trasciende tiempo y fronteras

4 Apr

Bertha Rodríguez-Santos

Fotos de Leopoldo Peña

PELOTA MIXTECA
Pasajuegos en Fresno, CA donde inmigrantes oaxaqueños se reunen para jugar Pelota Mixteca.


Fresno, CA.- Al ruido de las trocas en movimiento y las que apagan el motor para estacionarse, se suman las risas y gritos de algarabía de los hombres. Es un sábado a las 8:00 de  la mañana y la resolana que se siente en el terreno baldío augura un día bastante caluroso. De las camionetas descienden jóvenes, adultos y también niños.

Sonrientes, los hombres caminan al encuentro de los otros. Se reconocen, saludan y preguntan por los que aún no han llegado. El entusiasmo por comenzar el partido a tiempo se siente por todas partes. Será un encuentro amistoso y aunque la mayoría de los jugadores viven en Fresno y sus alrededores, otros, como Gustavo Gómez, viajaron cuatro horas desde Los Angeles para participar en el partido de Pelota Mixteca.

La cancha de juego es un perímetro de tierra localizado en lo que anteriormente era un campo de cultivo de higos, en esta zona eminentemente agrícola del Valle Central de California, internacionalmente conocida como el granero de Estados Unidos.

Mientras algunos buscan arbustos –ahora bastante escasos en los alrededores- para colocar las hieleras con refrescos y tortas, otros comienzan a concentrarse en el área de juego.

PELOTA MIXTECA
Don Fidel Hernández Aguilar es uno de los primeros jugadores que trajeron el juego a California.

Don Fidel Hernández Aguilar, originario de Magdalena Jaltepec, Oaxaca, se aproxima a la sombra de una higuera. Desde ahí, pacientemente explica a los invitados en qué consiste este deporte que aprendió a jugar desde niño en su tierra natal.

Se cree que el juego de pelota mixteca es un deporte de origen prehispánico que ha sido conservado desde hace más de tres mil años, de generación en generación por los mixtecos de Oaxaca y Guerrero donde actualmente se practica. Algunos autores, sin embargo, concluyen que este juego data de hace alrededor de 400 años cuando fue adoptado por los mixtecos al tomarlo de los migrantes europeos. De una u otra manera, este deporte es practicado por los mixtecos en sus lugares de origen y con las migraciones contemporáneas, es común que cada año realicen torneos en la ciudad de México y por lo menos cinco localidades de California.

Don Fidel llegó a Estados Unidos como parte del Programa Bracero (1942-1964) cuando apenas tenía 16 años. Desde entonces se enamoró del valle californiano.

El Abuelo, como le dicen de cariño, platica que desde 1972 los migrantes oaxaqueños de primera generación comenzaron a formar equipos de Pelota Mixteca en el área de Fresno, siendo él mismo uno de los pioneros de este deporte en la zona.

De hecho, don Fidel ha aportado tres equipos de Pelota Mixteca a lo que podríamos llamar la liguilla de este deporte en la zona. Cuatro de sus hijos, cuatro nietos y seis sobrinos forman parte de distintas quintas o equipos de cinco personas, que es como se juega la Pelota Mixteca. Uno de estos equipos es llamado Los Sobrinos que este día juega probablemente hasta entrada la tarde.

Concentración y matemáticas

Jugador se prepara para dar inicio al juego en Fresno, CA.
Jugador se prepara para dar inicio al juego en Fresno, CA.

A los ojos de extraños, el Juego de Pelota Mixteca resulta bastante complicado de entender. Solo la práctica, dicen los jóvenes, -que comenzaron a ser llevados a los partidos desde pequeños- te enseña la dinámica del juego.

Existen variantes de este juego dependiendo de los equipos. Sin embargo, en general, todos los partidos comparten las reglas principales.

Para este juego, que es similar al frontón y tenis, se requiere de dos equipos llamados quintas, ya que están integrados por cinco jugadores que se mueven dentro de una cancha de entre 75 y 110 metros de largo por diez metros de ancho (alrededor de 328 pies de largo por 32 de ancho).

Los jugadores ocupan una pelota de hule que pesa cerca de un kilogramo. En algunos partidos, existe la variante de que usen pelotas de forro y esponja. Cada juagador lleva un guante que pesa entre cuatro y seis kilogramos. Este guante está hecho con piel de res, y está decorado con tachuelas que sirven para darle peso, así como otros diseños ornamentales. En uno de los guantes se pueden apreciar grabadas las banderas de Mexico y Estados unidos, una junto a la otra.

La cancha tiene un perímetro definido. Una de las reglas del juego es que la pelota no debe salir de la cancha en la que se está jugando. La raya que sirve para delimitar la zona de juego es una línea invisible que cambia dependiendo del último bote de pelota. En el juego de pelota mixteca, ésta sólo puede botar dos veces en el suelo aunque también se puede jugar a un solo bote.

El partido comienza cuando un jugador hace un saque de pelota golpeándola al rebote y haciéndola cruzarel terreno de juego. Un jugador contrario debe regresar la pelota y así sucesivamente sin que la bola salga del terreno o sea perdida. La cuenta de los tantos es de 15, 30, 40 y juego. El primer equipo que gana 3 o 5 juegos, gana el partido, dependiendo del acuerdo al que llegan los jugadores al inicio del partido.

A parte de los 10 jugadores de ambos equipos, hay un árbitro que se encarga de marcar los puntos y definir dónde quedó la raya, determinada por la última jugada. Esta acción es indicada con el grito de “¡Raya!”.

De por sí, es complicado seguir el juego de dos quintas en una cancha pero además, en ocasiones entran al campo otro par de equipos, con lo que los saques y sus respuestas se cruzan por todas partes. Distinguir qué jugadores son de qué equipos, solo es identificado por los conocedores del juego.

Destreza física

En algunos aspectos, el juego de pelota también se asemeja al volibol, sobre todo cuando se hace un saque de pelota. Igual que en otros deportes, éste requiere de mucha concentración, agilidad y precisión muscular así como buenos reflejos para seguir la pelota.

Este mediodía sabatino, de repente, la cancha perdida entre los campos de cultivo de Fresno, se llena de cuerpos en movimiento que adquieren nombres fantásticos y que lanzan gritos cargados de adrenalina como una manera de coordinar jugadas. El Toro responde con intensidad un saque alto y poderoso de El Chino. Intercambian jugadas El Duende y La Culebra mientras acechan o se mueven El Borrego, El Pato, El Japonés y El Palomo. Cada uno tiene una posición que defender. A El Zorro esta vez le tocó ser el árbitro que de vez en cuando genera discusiones cuando indica que hubo raya cuando otros consideran que no la hubo. Reclamos con expresiones coloquiales y advertencias de ponerse truchas vuelan de un lado a otro pero al final, hay consenso porque todos conocen las reglas y tienen que acatarlas.

Además, en el partido hay diez veteranos, los que ya llevan como 20 años jugando, “los que conocen el reglamento y saben cómo se gana o cómo se pierde una pelota” e indican lo que debe proceder. Los mayores dejan de jugar a los 60 años, pues igualmente un pelotazo  mixteco ha llegado a derribar a jugadores o a algún desafortunado espectador.

Los invitados curiosos –entre ellos un fotógrafo, un pintor, una curadora de arte y quien esto escribe- se esfuerzan por entender cómo funciona este deporte. Impresionados, comentan que para comprender  cabalmente este juego tendríamos que asistir a varios de ellos.

PELOTA MIXTECA
Niños practican el juego de pelota mixteca en una cancha en Fresno, CA.

Orgulloso de su deporte, Jesus Hernández, quien comenzó a jugar a los 13 años, explica que en todo California debe haber cerca de 18 equipos de Pelota Mixteca. Los cuenta por ciudad: 5 en Fresno, 5 en San Fernando, 2 en San Diego y 2 en Santa Barbara. En Gilroy, Monterey, San Bernardino y Oxnard, cuenta una quinta en cada lugar. “Más las de los chiquitos”, los niños que empiezan a cargar su pesado guante de pelota mixteca.

Junior Gustavo Gómez, de apenas 8 años de edad y quien llegó con su papá desde Los Angeles para aprender el Juego de Pelota Mixteca, comenta entusiasmado: “I like it because it’s different”. Entre risas y frases salpicadas de inglés y español, el pequeño se trepa en higuera pero luego pide auxilio al quedarse atrapado entre las ramas. Así, entre juegos y pláticas infantiles, los menores nacidos en Estados Unidos aprenden de sus raíces culturales. Jurior también presume su guante con el que practica con otros niños el Juego de Pelota Mixteca.

El Abuelo explica que una parte difícil de este juego es conseguir los guantes porque son mandados a hacer especialmente de acuerdo a los requerimientos o gustos de las personas. Los guantes llegan a costar hasta 500 dólares.

Informa que en California se realiza el torneo anual de Pelota Mixteca en el que se enfrentan las mejores quintas de Oaxaca y este estado, rotando los partidos en cada ciudad donde existen equipos. Un fin de semana se realiza el partido en Fresno, luego en San Diego, etc.  De todos los campeones, tiene fama local la quinta Los Morenos, originarios de Sola de Vega, que en ocasiones disputan el primer lugar con los de San Fernando y el equipo que viene de Oaxaca. En ocasiones los torneos se realizan en mayo o junio.

Entre el ir y venir de la pelota, gritos, carreras y saltos que elevan a los jugadores por encima del suelo transcurre un buen sábado soleado y divertido, hasta caer la noche.