Archive | Estados Extraordinarios de Conciencia- Heightened States of Consciousness RSS feed for this section

El Viaje

18 Mar

Venadito Azul

Bertha Rodríguez Santos

(*) Para todos los caifanes en viaje eterno

Este es un viaje. ES TU VIAJE.

No traigas más de lo que tienes encima

Entra ahora, no temas

Aunque esto sea algo que nunca has conocido

No hay tiempo para el miedo.

Dudas pero no puedes dar marcha atrás

El dolor y la amargura

Sólo son un recordatorio de que eres

real y un sueño a la vez.

El verde esmeralda es la puerta

El rosa esmeralda es la llave.

¡Entra ya!

Ahí están el calor y sus fulgores

También ES la tristeza de la noche

¡Y el tiempo sin tiempo!

Para abrir el mundo oculto por

Los viejos atardeceres.

Gracias guardianes

¿Cómo han protegido todo esto por tanto tiempo?

¡Con permiso, esto me pertenece!

El tiempo no existe más que en la medida

De tu extinción.

No tengas miedo de ver

Mira bien,

Un día te irás de aquí cuando menos quieras irte.

Ahhhhhhhhhhhhhhhhh

¿Quiénes somos xxxxxxxx de mi alma?

¿Qué hacemos aquí aparte de despegar

una y otra vez en vuelos intermitentes?

Iré hasta donde estés para quedarme un rato.

Atravesaré las quietas avenidas

en medio de gritos

De las niñas en las escuelas

Y la rutina de los agentes

Que revisan los boletos del tren,

Junto a perros anti-terror.

Los susurros se convierten en una oración ferviente.

Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh la vida es un viaje eterno.

Iré hasta donde estés para quedarme

Un rato y acariciar tu cara.

Somos un sueño

Una danza sin parar

Un acto escénico sin final

Una película absurda que se repite sin cesar.

La vida es una ceremonia

La vida es un viaje sin retorno.

Comenzarás desde cero

Sin amigos,

Sin casa y sin familia.

La vida es un viaje que tiene final

Solo para cada uno. Para mí y para tí

hasta el infinito.

¡Pero mientras estés aquí estalla y recoge de nuevo tus pedazos!

Periodistas mexicanos en alto riesgo de sufrir estrés postraumático

16 May

Foto: mexico.cnn.com

Foto: mexico.cnn.com

Virginia Jiménez

Estudios recientes señalan al estrés postraumático como la “nueva enfermedad laboral de los periodistas”. Específicamente se refieren al periodismo en México en donde el acecho, asesinato y desapariciones de periodistas, así como ataques a la prensa en el marco de la guerra antidrogas de la última década, se han vuelto noticias cotidianas y foco de protestas en México, Los Angeles y otras partes del mundo.

El caso del periodista en México es único, dice el psiquiatra canadiense Anthony Feinstein autor del estudio “Los periodistas Mexicanos: una investigación de su salud emocional”. Feinstein, quien se especializa en el impacto emocional en periodistas de guerra dice que los periodistas mexicanos, a diferencia de otros colegas que cubren conflictos bélicos, experimentan consecuencias iguales a las de una guerra dentro del mismo contexto en donde viven y por lo tanto, nunca escapan el conflicto. Es decir, que su sistema nervioso está en constante estado de alerta y hasta pánico. Peor aún, el periodista mexicano vive en un silencio forzado en el que se acusa al estado de ser cómplice de la violencia contra la prensa en México por lo que no es de extrañar que la salud mental del periodista mexicano, así como la de sus familias, quede en riesgo de verse afectada.

El periodista no es immune al daño emocional

La experiencia de un trauma requiere atención. Desafortunadamente, el periodista mexicano, tiende a no pedir ayuda, en parte, por ciertas cualidades individuales que algunos llaman machismo, pero sobre todo, porque el periodista está entrenado a nunca ser la historia, debe mantenerse al márgen de la misma y por lo tanto, nunca es afectado. Mostrar las emociones puede confundirse con debilidad y costarle el trabajo al periodista por lo que típicamente el periodista tiende a hacerse el fuerte y guardarse para sí sus miedos o problemas.

Mike O´Connor, dirigente de la organización internacional Comité para la Protección de Periodistas, quien cubrió por cuatro años la guerra en Bosnia compartió con el Dr. Feinstein que pensaba que el daño emocional afectaba únicamente a reporteros novatos y poco serios. No se daba cuenta que él mismo estaba siendo afectado. Dice que calmaba los nervios con una botellita de wiskey escocés y cigarrillos que llevaba consigo como si fueran su libreta, bolígrafo y teléfono.

Posibles síntomas y efectos del estrés postraumático

El estrés postraumatico es un trastorno psicológico clasificado dentro del grupo de los trastornos de ansiedad. Los casos comunmente estudiados son los de veteranos de guerra aunque el estrés postraumático es altamente asociado también con profesionistas que presencian eventos traumáticos como policías, bomberos, médicos de emergencia, o con personas sobrevivientes de desastres naturales, terrorismo o violencia física y sexual.

Quienes padecen el síndrome, tienden a re-experimetar repetidamente el evento traumático a gran escala, pueden sufrir miedos constantes, depresión, tristeza, baja autoestima, pérdida de sueño, pesadillas, aumento de apetito, pérdida de líbido. En fín, no pueden disfrutar la vida. Hay quienes presentan disfunción social, rupturas en las relaciones familiares y de pareja, aislamiento. Frecuentemente tratan de bloquear el miedo por medio del uso de drogas, el aislamiento y en casos más graves, hasta con pensamientos y actos suicidas.

¿Qué hacer?

Aparte del estudio del doctor Feinstein, el cual fue comisionado por la organizaciones mexicanas Periodistas de a Pie y Artículo 19, son pocos los estudios que se han hecho sobre el tema. Sin embargo, organizaciones internacionales de noticias como CNN, BBC y Reuters ya toman medidas para ayudar a sus corresponsales que cubren conflictos. CNN por ejemplo, creó un sitio Web http://www.conflict-study.com en el que se proporciona información en español e inglés para evaluarse, cuidarse y aconsejarse. Intenté completar las formas de evualuación pero el sitio pareció estar fuera de servicio.

De por sí la profesión de periodista es estresante, por lo que riesgos típicos de la profesión han incluido insomnia, malestares estomacales, sobrepeso, contracturas musculares y estrés entre otras. Sin embargo, el caso de México parece estar fuera de control por lo que es importante que los periodistas se unan y de manera proactiva busquen la manera de atenuar los efectos de ejercer la profesión en un entorno de constante violencia y estrés, no solamente por el bien del periodista, sino de su familia.

Algunos consejos que encontré en varias fuentes, incluyendo el estudio del doctor Feinstein incluyen:

. Tanto el periodista, como jefes directos, deben educarse sobre los riesgos y consecuencias psicológicas de la profesión.

. Crear un ambiente en el que el periodista pueda hablar de sus preocupaciones y se sienta comprendido y apoyado por sus líderes laborales y colegas.

. Buscar ayuda inmediata, en cuanto surgan los síntomas. Hablar de lo que les pasa con su familia u otros.

. Buscar ayuda o consejería profesional para el periodista y también para su familia. Tomar descansos.

. Las organizaciones de noticias deben contar con sistemas de apoyo psicológico para sus empleados bajo un estricto sistema de confidencialidad.

Mas información sobre el tema en español:

http://www.ptsd.va.gov/about/press-room/journalists-ptsd.asp Departamento de Asuntos de Veteranos de Guerra . Sobre Periodistas y Estrés postraumático.

http://www.periodistasdeapie.org.mx/images/pdf/relatorias/feinstein.pdf Resúmen del estudio del Dr. Feinstein presentado a Periodistas de a Pie.

http://www.cdhdf.org.mx/index.php/boletines/2204-boletin-1092012

http://www.istss.org/source/ISTSSNews/index.cfm/2013/4/30/Spanish-Language-Materials-Available-on-the-NCPTSD-Website Sociedad Internacional de Estudios de Estrés/International Society for Traumatic Stress Studies- (este sitio te reconecta con el sitio del Departamente de Asuntos de Veteranos de Guerra de E.U.) http://www.ptsd.va.gov/public/pages/fslist-ptsd-overview.asp

http://dartcenter.org/blog/for-press-freedom-and-safety-journalists#.UZFWUoIZxFU
http://www.uc.cl/es/la-universidad/noticias/6072-estres-postraumatico-nueva-enfermedad-laboral-de-los-periodistas Pontificia Universidad Católica de Chile

Jornada internacional para exigir garantías para periodistas mexicanos

28 Apr
Foto de Archivo. Mayo 4, 2012. Voice of America

Foto de Archivo. Mayo 4, 2012. Voice of America

Bertha Rodríguez

Como cronistas de la historia en movimiento, los periodistas mexicanos han pasado de ser los protagonistas de un oficio otrora fascinante, a uno de los más peligrosos del mundo. Si antes ser periodista le daba al comunicador cierto prestigio y privilegios, ahora desempeñar ese trabajo se ha convertido en una especie de condena. Salir del país, vivir bajo el constante riesgo de ser violentado por el crimen organizado, los intereses de poder y el gobierno, o morir en la pobreza, pareciera ser la suerte de los periodistas.

Desde el 2000 a la fecha, han sido asesinados alrededor de 70 periodistas en México mientras que decenas han tenido que salir del país.

La violencia en contra de los comunicadores se recrudeció en el sexenio de Felipe Calderón, quien en el 2006, al asumir la presidencia, declaró la guerra al narcotráfico. Los carteles arreciaron la violencia en la disputa por las plazas y en este proceso cayeron más periodistas a manos del crimen organizado.

Anteriormente, como menciona la periodista y escritora Marcela Toledo, si decías que eres periodista, todo mundo quería ser tu amigo, además de que el periodismo representaba una carrera muy interesante. De hecho, hace algunos años en México era una opción de los periodistas si aceptaban sobornos por parte de los grupos de poder. Sin embargo, después vino la política de “plata o plomo” y luego esas dos opciones desaparecieron.

Algunos periodistas mexicanos han solicitado asilo político a Estados Unidos y a algunos se les ha concedido. Otros, simplemente han emigrado como cualquier persona.

Organizaciones defensoras de los derechos humanos de los periodistas han declarado en años recientes a México como el lugar más peligroso para ejercer el periodismo, incluso aún más peligroso que países en guerra como Irak o Afganistán.

Ante esta situación y a un año del asesinato de la corresponsal de la revista Proceso en Veracruz, Regina Martínez, periodistas mexicanos y defensores de derechos humanos realizaron este domingo 28 de abril, una jornada de protesta que incluye marchas y actos simbólicos para exigir al gobierno mexicano justicia para los periodistas asesinados y desaparecidos “y en solidaridad con quienes todos los días luchan contra el silencio y la impunidad”. Garantías para el ejercicio periodístico, es otra de las demandas principales.

Las acciones se llevaron a cabo en ciudades de Veracruz, Chihuahua, Jalisco, Morelos, Oaxaca, Chiapas, Distrito Federal y Los Angeles, California.

En esta última ciudad, la campaña consistió en emitir una carta firmada por alrededor de 30 periodistas locales. Igualmente, durante la marcha del primero de mayo en Los Angeles en demanda de una reforma migratoria, un grupo de periodistas portaremos pancartas para denunciar la grave situación de nuestros colegas en México. Antes de que arranque la marcha programada a las 16:00 horas, se presentará la obra de teatro “Silenced Screams” o Gritos Acallados, escrita por la periodista Marcela Toledo y que refleja la situación de violencia en contra de los periodistas en México.

A continuación, la carta distribuida a los medios de comunicación locales y difundida por las redes sociales por parte de periodistas en Los Angeles.

DESDE LOS ÁNGELES, PEDIMOS PROTECCIÓN Y JUSTICIA

PARA PERIODISTAS EN MÉXICO

Los Ángeles, California, 28 de abril de 2013

A nuestros colegas en México, con afecto

A las autoridades mexicanas en los tres niveles de gobierno

A la opinión pública

Quienes firmamos este documento, periodistas mexicanos, latinoamericanos y estadounidenses que trabajamos en medios de comunicación en Los Ángeles, nos sumamos a Un día por el Periodismo, Jornada de Defensa por la Libertad de Expresión. Expresamos nuestra solidaridad con nuestros compañeros en México que a diario ponen en riesgo la vida para ejercer su profesión, así como con los familiares de quienes han sido asesinados y desaparecidos sin que se haga justicia.

A un año del asesinato de la periodista Regina Martínez, corresponsal de la revista Proceso en Veracruz, y cuando otros nombres se han sumado a la lista de muertos y desaparecidos en ese estado en menos de tres meses, lamentamos la falta de acción por parte de quienes están a cargo de hacer justicia en esa entidad, para investigar y castigar a los culpables en los casos de periodistas que han sido agredidos.

Ya no es noticia que en México ejercer el periodismo puede costar la vida y que la impunidad es una situación común. Todos los días escuchamos la información que llega a través de nuestros compañeros en ese país, muchos de los cuales son nuestros amigos, nuestra familia. Nos enteramos de los casos de asesinato, de las denuncias de quienes son amenazados, de quienes sufren persecución por parte de aquellos a quienes investigan, de las agresiones por parte de las autoridades, el acoso del crimen organizado e incluso las amenazas de los empleadores a sus reporteros y editores. Hemos visto cómo nuestros colegas que salen a la calle tienen que hacerse cargo de su propia seguridad. Recibimos en California, Texas y otros estados, a quienes tienen que huir para salvar la vida ante las amenazas dejándolo todo atrás, como si ellos fueran los criminales.

Pedimos a las autoridades de los tres niveles de gobierno en México que emprendan acciones concretas para proteger el ejercicio del periodismo y para hacer justicia en los casos de quienes han sido asesinados o están desaparecidos. Por nuestro derecho como periodistas a informar, y por nuestro derecho como sociedad a ser informados, nos sumamos a esta acción y extendemos la mano a nuestros colegas para recordarles que no están solos. Que no falte ni uno, ni una más.

Atentamente,

Periodistas de Los Ángeles y sur de California (ver firmas anexas)*

Lucero Amador, reportera, La Opinión
Cesar Arredondo, presidente de la Asociación Nacional de Periodistas Hispanos, capítulo Los Ángeles (NAHJ-LA)
María Luisa Arredondo, fundadora y directora ejecutiva de Latinocalifornia.com
Zamná Ávila, asistente de editor de Random Lengths News. San Pedro, CA.
José Luis Benavides, profesor de periodismo, California State University Northridge, Los Ángeles
Agustin Durán, editor de noticias, HOY Los Ángeles
Manuel Gayol, editor, La Opinión
Ricardo Hernández, periodista, Los Ángeles
Victoria Infante, periodista, HOY Los Ángeles
Gabriel Lerner, director editorial, Huffington Post Voces
Antonio Mejías-Rentas, editor metropolitano, La Opinión
Yurina Melara, reportera y columnista, La Opinión
Fernando Mexía, corresponsal de la Agencia Efe, Los Ángeles
Marilú Meza, Reportera y productora de 24/7 News Source
René Miranda, fotógrafo independiente
Claudia Núñez, periodista, Los Ángeles
María Ortiz-Briones, reportera de salud, Vida en el Valle. Fresno, CA.
Katia Ramírez-Blankley, periodista independiente, La Opinión/Impremedia
Henrik Rehbinder, editorialista, La Opinión
Bertha Rodríguez-Santos, periodista independiente, colaboradora de LatinoCalifornia y bloguera de Alta Frecuencia.
María Teresa Sarabia, Estrella TV/National news, Revista TN Digital
Diego Sedano, director, Malaespina Producciones
José Luis Sierra, Productor, Noticiero nacional MundoFox
Rubén Tapia, director de Enfoque Latino, KPFK 90.7 FM Los Ángeles
Marcela Toledo, escritora, traductora, productora.
Eileen Truax, periodista independiente, directora de medios en español de la Asociación Nacional de Periodistas Hispanos, capítulo Los Ángeles (NAHJ-LA)
Aitana Vargas, Reportera, Los Ángeles, CA.
Rosario Vigil Aguilar, productora y conductora, Nuestra Voz en la Salud KPFK 90.7 FM Los Ángeles
*El nombre del medio o la organización para la que colabora cada periodista se ha incluido únicamente con propósitos de identificación. Los periodistas no representan la postura de su medio.