Archive | Periodismo Cultura RSS feed for this section

El Amor Cambia

19 Mar

Nopal y Flor

“La educación formal y la educación sentimental es lo que te hace ser humano…prefiero guardarme, seguir construyendo. No quiero pensar en eso, quiero seguir frente al asombro, para no sentir que ya la hiciste y quedarte en un confort” : Saúl Hernández, vocalista, compositor y una leyenda del rock mexicano.

Victoria López de Dios 

Siempre he explorado el mundo a través de un cristal de inocencia donde ignoro mucho pero observo y analizo todo.

Todo me parece nuevo. Por otra parte, cuando me defino como académica lo ignoro todo aunque a veces re-invento la rueda.

Conscientemente, evito escuchar y no procesar los valores académicos para no obstruir mi lente de inocencia.

Amo y quiero seguir practicando las maneras y valores de mis padres, de mi comunidad y no observarlos como objetos de estudio, dando paso a una desconexión.

Lo que quiero es sentir, compartir mi perspectiva y hablar del amor, de lo que existe y su potencial.

El amor puede influir en la política. Ya no quiero hablar de la política. Estoy consiente de que ésta afecta a todo, al igual que lo hace el amor.

La ciencia ficción no me atrae porque prefiero hablar de la realidad y sus factores.

Sin embargo, cuando hablo de amor, ingreso en un mundo surrealista y psicodélico, que es universal.

Aunque parezcas invencible, existen las inseguridades pero lo importante es seguir adelante y practicar el amor.

Hoy escribí, hoy un viejo amor despertó mi inspiración y me condujo a escribir.

Este fue mi ejercicio para recuperar mi conciencia.

Advertisements

El Poder del Canto

31 May

De un mar de átomos, surgen moléculas que se desplazan en ondas o vibraciones sonoras. ¿Darán vida a una voz, a un canto, a un silencio? El misterio es lo que será revelado: el poder de los cantos llamados Ícaros en la milenaria ceremonia de la Ayahuasca o Yagué.

En su movimiento, las ondas sonoras adoptan formas y vibran haciendo eco de las plantas sagradas. Los universos cantan.

De repente, entre este mundo y los múltiples mundos paralelos, sabes que “ya está aquí” cuando tu cuerpo se enciende en una luz y tu conciencia fluye entre realidades de ésta y otras dimensiones.

Las vibraciones dan paso a melodías, ritmos, intensidades, voces y cantos que se convierten en el medio conductor hacia la esplendorosa ciudad antigua de Machu Picchu. Mi cuerpo es una caja de resonancia conectada a los ícaros.

Los cantos y chiflidos son a la vez vehículo y bálsamo-medicina. Todos son diferentes: algunos son sublimes, algunos causan nostalgia y otros son aterradores porque son como un remolino que jala hacia el oscuro mar de la conciencia, dentro de nosotros mismos, causando un mareo que nos ayuda a purgar los daños psicológicos y físicos, y por lo tanto del espíritu.

“Estos están potentes”, pienso mientras escucho lenguas incomprensibles de los chamanes antiguos. Esos cantos me llevan a donde tenga que ir para morir y volver a nacer después de ingerir el amargo néctar de la Ayahuasca. La ceremonia es sagrada porque lo mismo muestra lo oscuro que lo luminoso. Te enseña el dolor y la dicha dentro de ti.

El canto de un grillo escondido entre la maleza se vuelve potente antes de ir a una enorme ciudad en el cielo donde los autos flotan y los edificios no parecen conocer límites en tamaño y belleza. ¿Por qué todo es color sepia?

Ahí vienen los indios, en grupos, cantando para que cruces y llegues a cualquier parte del universo, al infinito que hay en ti. Ahí vienen los pieles roja sobre sus corceles veloces. ¿Lloran o gozan? Todo puede suceder en las posibilidades de otros reinos. Son los que nunca se fueron, los que aún están sin estar.

Ahí también están los wixárica alrededor del fuego, cuidando la luz.

Llega María Sabina, señora de los cantos y el saber. En esa corta noche se hacen presentes los incas sobre su ciudad antigua, inmensa y dorada donde se juntan el águila y el cóndor.

Todo tiene poder: las palabras, los sonidos, la música, los chiflidos y los silencios.

El viaje ha sido largo aunque parezca corto.

La importancia de contar cuentos de nuestra cultura a los niños

30 Apr

Ba’ Du’ Gui Ñapa Luuna/ El niño que no tuvo cama. Cuento de Natalia Toledo con ilustraciones de Francisco Toledo

Ba’ Du’ Gui Ñapa Luuna/ El niño que no tuvo cama. Cuento de Natalia Toledo con ilustraciones de Francisco Toledo


Bertha Rodríguez

Es necesario que los padres dediquen tiempo de calidad a sus hijos y puedan -como en el caso de las familias migrantes oaxaqueñas-, mostrar a los niños
una mirada de un mundo que no conocen, una cosmovisión particular que viene de culturas milenarias, recomienda la poeta y escritora juchiteca Natalia Toledo quien se encuentra en Los Angeles para presentar su libro Ba’ Du’ Gui Ñapa Luuna (El niño que no tuvo cama), así como hacer presentaciones junto al poeta Víctor Cata.

El libro, escrito en zapoteco del istmo (Diidxazá) y español e ilustrado por el padre de la autora, el maestro Francisco Toledo, narra una historia familiar en la que los protagonistas son el bisabuelo Benjamín Puli y Francisco López Orozco conocido como Chico Mín (el abuelo de Natalia, en su infancia).

En los años 20, Benjamín Puli, era un zapatero con mucha demanda en Juchitán, en la zona sur del Istmo de Tehuantepec, Oaxaca. Tenía ocho hijos y todos dormían sobre la piel de vaca que el zapatero utilizaba para fabricar calzado. En la medida en que los clientes se mandaban a hacer un par de zapatos, los hijos de Benjamín se quedaban sin cama.

Una noche, el niño Chico Mín sueña a las vacas, dueñas de esa piel, que le exigen que les ayuden a cambiar su historia. Este cuento, al igual que “La muerte pies ligeros” y el “Cuento de Conejo y Coyote”, que Natalia Toledo ha publicado en colaboración con su padre, son parte de la tradición oral de los zapotecos, que es una de las bases de esta cultura indígena.

Riqueza cultural

“A mí me gustaría que se recuperaran espacios como los que existían en nuestra infancia, en los que los mayores transmitían la cultura a los niños, en los que dedicaban tiempo para hablarles de historias que vienen de épocas antiguas”, afirma la escritora.

Natalia Toledo se considera afortunada porque desde pequeña sus padres le contaron cuentos, le hablaron de su cultura, aprendió juegos y a desarrollarse con mucha libertad. Comenta que en Juchitán, por ser un pueblo en el que destaca el arte, la música y las fiestas pero también el comercio, los niños aprenden a ser independientes y a valerse por sí mismos económicamente, desde temprana edad.

Cuenta que hace poco impartió un taller infantil en la comunidad de Guidxiró, Oaxaca, en donde vio reflejada la infancia juchiteca. Describió a los menores como niños juguetones y libres. “ Esos niños hablan, opinan y si algo no les gusta, lo dicen. Ellos cuestionan”, comenta.

Natalia Toledo valora el hecho de que aunque los hijos de migrantes indígenas nacieron o están creciendo fuera del entorno cultural de sus padres, tienen la ventaja de poder comunicarse en tres idiomas como es el caso de los niños y jóvenes que hablan inglés, español y zapoteco.

Sostiene que a través de la lengua se transmiten palabras sabias. Es como escarbar en el corazón de otra persona y compartir la riqueza de las culturas, ya sea en zapoteco, español o en cualquier otro idioma.

La poeta juchiteca platica que ella misma ha sido migrante ya que desde los ocho años, dejó su ciudad natal para vivir en el Distrito Federal, lugar donde reside hasta la fecha.

Comenta que a través de la escritura, intenta reconstruir su historia, “juntar mis pedacitos”. Al compartir sus cuentos y poemas espera contribuir a la transmisión de la riqueza cultural zapoteca.

“Si cuentas con tu lengua materna, si puedes vestirte con los trajes tradicionales, y comer lo que produce la tierra, cambias absolutamente todo, la sintaxis de tu cabeza es otra”, afirma Toledo.

El libro es publicado por Alas y Raíces de Conaculta y la Secretaría de las Culturas y las Artes de Oaxaca.

En Los Angeles, Natalita Toledo hará una lectura de su trabajo junto al poeta Víctor Cata, el próximo 10 de mayo, a las 18:00 horas en el centro legal APLC, localizado en 1145 del Bulevard Wilshire.

La escritora está disponible para entrevistas de prensa en Los Angeles, este martes 30 de abril a las 15:00 horas, en la oficina del Frente Indígena de Organizaciones Binacionales (FIOB), localizada en el 2858 W. 8th Street, Suite B, Los Angeles, CA 90005. Teléfono (213) 251 84 81

Silenced Screams: el Grito de Periodistas Mexicanos Asesinados en la Guerra Contra el Narco

24 Apr

Equipo completo de Silenced Screams: actores, guionista y directora.

Equipo completo de Silenced Screams: actores, guionista y directora.


Bertha Rodríguez

Y la voz silenciada de los periodistas mexicanos, cruzó la frontera.

Desde el año 2000, 80 periodistas has sido asesinados en México; 14 han desaparecido desde el 2003 y 31 fueron obligados a salir de su lugar de residencia en los últimos dos años debido a las amenazas del crimen organizado. Desde el 2011, 172 instalaciones de medios de comunicación han sido quemadas, atacadas con granadas y asaltadas por grupos armados que secuestraron, asesinaron o hirieron a personas y dañaron equipo…Han asesinado a voceros de prensa y sus familias…

Esta es la narración con que Hermes (Daniel Ferreira), un reportero de la fuente policial en la ciudad de México, inicia la obra de teatro “Gritos Acallados” (Silenced Screams), que fue estrenada en el Teatro Arena de la Universidad de California Los Angeles, el pasado sábado 20 de abril.

Libertad (Ayaneri Reyes) personifica a una guapa reportera de conocido periódico mexicano y colega de Hermes. A través de sus historias, ambos personajes muestran la situación que enfrentan los periodistas mexicanos a raíz de la llamada guerra contra el narcotráfico emprendida por Felipe Calderón en el 2006, al inicio de su sexenio, pero cuyos efectos y estrategia continúan siendo evidentes en la presente administración.

Decenas de periodistas muertos, desaparecidos y exiliados, es el resultado del recrudecimiento de las formas en que operan carteles y grupos del crimen organizado como consecuencia de la política oficial contra el narcotráfico. Enmedio de toda la violencia, se encuentran los encargados de llevar día a día la información al público.

“- ¿Viste las fotos de los blogueros colgando del puente? Ella colgaba de pies y manos; con las vísceras colgando de fuera. El estaba colgado de manos pero le salía un hueso de un brazo, casi separado del hombro”, comenta Libertad.

– ¡Ya párale, mujer! Me encantan los tacos de tripa. Responde Hermes y este detalle de humor negro ayuda al público a relajarse un poco.

“ ¡Esto es surrealista! Ya no conozco este país. ¡Es un infierno! ¿Dónde está la libertad de expresión? ¿Dónde quedó la justicia?”, continúa el intercambio agitado entre los jóvenes reporteros.

La pieza teatral representada en inglés y salpicada con algunas expresiones en español, se desarrolla en la redacción de algún periódico mexicano. Ahí se escuchan las voces de tres fantasmas de periodistas asesinados (en la obra se ve a tres personajes que visten de negro) y el personaje que representa a un editor que colabora con el crimen organizado. Por otra parte, aparece el personaje de Alfa XL, líder de una despiadada organización criminal y dos sicarios.

Marcela Toledo, la autora de la obra de teatro, trabajó durante varios años como reportera para diversos periódicos y estaciones de radio en la capital mexicana por lo que conoce a fondo los niveles de violencia a los que están expuestos los periodistas.

Una de las reflexiones que despierta la puesta en escena es que la sociedad mexicana “se está acostumbrando a ver muertos en las calles”. Toledo argumenta: “Se está aniquilando a los periodistas. Toda la violencia se está viendo cada día como algo normal, se tiende a una deshumanización”.

Además, Marcela Toledo considera que no solamente se trata de los ataques en contra de los periodistas sino que se atenta en contra de la libertad de expresión.

Aunque Marcela Toledo ha vivido en los últimos 15 años en Chicago y California (donde ha ejercido el periodismo en prensa escrita, radio y televisión), la situación que enfrentan los periodistas de su país de origen le concierne.

“Ahora con el cambio de presidente estamos peor todavía porque se ha dejado de reportar palabras. Ya no se mencionan las palabras crimen, violencia o narcotráfico”, comenta.

Toledo, destaca la labor periodística a la que metafóricamente compara con el canto de las aves. “La gente no se está dando cuenta que los periodistas son como los pajaritos que están cantando. Si dejan de cantar ya no hay sonido, queda todo seco”.

Toledo, quien cursa una maestría en Bellas Artes, en CalState University Los Angeles, planea ampliar la obra (la primera versión dura media hora) y presentarla en teatros locales en el estado, pero también en Chicago y Texas donde varias personas le han solicitado que la lleve a sus ciudades. Igualmente, planea hacer la obra en español y llevarla tanto en inglés como en español, a todos los lugares donde se pueda difundir el mensaje.

En la puesta en escena participan actores profesionales así como estudiantes de maestría en bellas artes (MFA) en televisión, cine y teatro, y es parte del programa anual de la MFA de CalState. Actúan Daniel Ferreira, Ayaneri Reyes, Ingrid Sanabria, Monique Morton, Evelyn Ortiz, Iván Villanueva, Brandon Jyrome Jones y Kimberly Tran. La obra es dirigida por Leah Brown.

Nota aclaratoria: Aunque las cifras señaladas al inicio de esta nota no han sido confirmadas, los números que reflejan diferentes reportes están muy cerca. De acuerdo al Comité de Protección a Periodistas, desde 1992 a la fecha, han muerto en México 71 periodistas (http://cpj.org/killed/americas/mexico/). De cualquier manera, los números reflejan una grave situación para el gremio periodístico.

Para contactar a la autora de la obra, Marcela Toledo: amatoledo@yahoo.com